93 713 40 95

Serigrafía industrial, impresión de imágenes en una gran variedad de superficies como metal, plástico, madera, textil, vidrio…

La serigrafía es una de las técnicas de impresión más antiguas y consiste en grabar imágenes a través de una malla o pantalla que permite formar el dibujo deseado en diferentes materiales. La técnica ha ido evolucionando y actualmente, gracias al uso de máquinas que agilizan el proceso, la serigrafía industrial proporciona grandes resultados, con imágenes nítidas y definidas, con una muy buena relación calidad precio y a un tiempo récord.

La serigrafía industrial es un proceso de reproducción múltiple, lo que significa que una vez conseguido el primer modelo se puede repetir tantas veces como se desee, sin límites. Existen diferentes tipos y se puede realizar en múltiples superficies como metal, plástico, madera, textiles, vidrio… Así, los usos de la serigrafía industrial son muy variados: marcaje de piezas; estampación de camisetas, lonas o todo tipo de ropa; impresión de plásticos para elementos de decoración o placas; serigrafía en vidrio, para espejos y material; impresión de madera y corcho para elementos de decoración, puertas, muebles… ¡La serigrafía industrial te permite personalizar una gran variedad de productos con un resultado óptimo! Disponemos de maquinaria para serigrafiar sobre metal, madera y plástico entre otros.

El proceso para estampar un artículo con serigrafía industrial básicamente consiste en tres fases: la creación del fotolito, la creación de las pantallas y la estampación de la tinta.

En nuestro taller de serigrafía industrial adaptamos el diseño a estampar y lo separamos por colores, ya que por cada color se requiere una malla o pantalla adicional. En ese sentido, cabe destacar la importancia de trabajar siempre con diseños de calidad, que estén vectorizados o con una resolución suficiente para que el resultado sea bueno. Se crea un fotolito por cada color y se preparan las pantallas, hechas con marco de madera o metal y una malla con una emulsión fotosensible en el centro donde se representa el fotolito. Se trata de procesos químicos sensibles a la luz por lo que se deben realizar en espacios adaptados para ello. Finalmente, ubicamos las pantallas y los productos a personalizar a la máquina y con la serigrafía industrial conseguimos que el estampado sea perfecto, siempre en la misma posición y orientación. Una vez aplicada la tinta, la secamos cuidadosamente para fijarla y asegurar una larga durabilidad del dibujo.